El dentista

by Pan y Toros

/

about

Es imposible que Pan y Toros se salgan de su línea festiva, parámetro por el que transitan felizmente –ergo beodos- ante la atónita mirada de los feriantes siempre. Tanto es así que el único tema en el que fruncen el ceño un poco -en términos líricos- no es de composición propia, sino ajena, de prestao-regalao: “El Dentista” es una canción del cuarteto madrileño Bit Of que data del 2009 y que estaba contenida en su Quien Fuma, El Puma, primera maqueta en castellano que hicieron. La pieza original era una translación del sonido de Green Day, Ramones, Epitaph Records y demás a las coordenadas idiomáticas e idiosincráticas de aquí. Sonar a la manera de Los Nikis, que se dice. Pan y Toros la redondean, tarea que parecía difícil siendo la original ya una canción francamente buena.

¿Y cómo lo hacen? Primero, reduciendo la longitud de la pieza, ya de por si corta e inmediata a más no poder; diez segundos menos pueden parecer una nadería, pero en el contexto del minuto y medio que dura la original es un porcentaje importante el que suprimen en su reinterpretación. Segundo, no se extralimitan a la rigidez del estilo Ramoniano, la guitarra principal casi parece -y pasa a ser- rítmica tan pronto la segunda comienza a entregar acordes de trastes de sonido agudo. Los “auh auh auuuuh” también estaban en la original, pero aquí son más efectivos, no sabemos si por ese genoma verbenero que todos los miembros de la banda comparten o por qué otra razón, pero así resulta.

Y la letra, a lo que íbamos. Bit Of/Pan y Toros nos hablan de un miedo que surge en los albores de la civilización, un temor que nos hermana a todos sin excepción y que tiene visos de arquetípico, un canguelo con un equilibrio irrompible entre su parte racional y la irracional: las visitas a los dentistas. Esos sacamuelas y tronchapiñatas cuyo instrumental ya solo verlo convierte a Auschwitz en un apacible lugar en el que se preferiría estar en vez de en su consulta. Estos seres, desde el amparo que les confiere el Colegio De Médicos Que En Realidad No Lo Son, obran las mayores barbaridades bucodentales de forma impune, y ahí Bit Of/Pan y Toros han estado habilísimos: desde el inicio situan al dentista donde ha de estar en realidad, que no es otro sitio que un viejo caserón –en lugar de la clásica franquicia del mal aséptica rollo Vital Dent y explotations sudamericanas. Y entroncan con otro gran terror asociado que no pocos ven: la puta factura. Ahí reside lo más grotesco de toda visita al sacamuelas: te hurga en la boca mientras cuenta chistes pésimos, te hace daño para tres vidas y, para colmo, te da la puntilla con un presupuesto de los de ponérsete el pelo blanco justo tras leerlo. Muy fina la condena y ese ETA no, Dentistas Tampoco de Pan y Toros. Amadles, que aquí hay mas nivel que en la saga que Brian Yuzna dedicó a esos hijos de puta.

credits

released September 4, 2013

tags

license

all rights reserved